Árbol milenario

El olivo, tal y como se conoce actualmente, crecía en el antiguo Irán y en Mesopotamia hace 5.000 años. Desde allí se extendió a Siria, Líbano, Israel y Palestina y, posteriormente, por ambas orillas del Mediterráneo. Según otras teorías, en cambio, el olivo es originario de África (Egipto y Etiopía). Los antiguos egipcios cultivaban el olivo y empleaban el aceite de oliva en ceremonias religiosas.

La extensión del olivo hacia el oeste se debió a los fenicios, que comerciaban en diversos puertos del Mediterráneo. Así, su cultivo se extendió hasta Grecia para uso farmacéutico y para iluminación principalmente.

Los romanos fueron pioneros en emplear el aceite de oliva como alimento. De esta forma, las aceitunas y el aceite de oliva eran reconocidos y apreciados por todas las civilizaciones antiguas del área mediterránea.

Al descubrirse América, los colonizadores introdujeron la vid y el olivo en el nuevo mundo, aunque, en este caso, la implantación tuvo una menor aceptación, arraigando su cultivo únicamente en Chile, Argentina y California. A principios del siglo XX el olivo se extendió igualmente a África del Sur y Australia.

A España el olivo llegó con los fenicios, pero es en la época de la dominación romana y posteriormente con los árabes cuando se mejoraron las técnicas de cultivo y extracción. De hecho el nombre de aceite procede de la palabra árabe “azzait”, que significa jugo de oliva. La geografía productiva se encuentra en Jaén, Córdoba y Sevilla. También en Tarragona, Lérida, Toledo y Bajo Aragón.

La Mezquita de Cordoba es un ejemplo de arte Árabe.

Situación actual

España es el principal productor a nivel mundial de aceite de oliva y Andalucía es la zona con mayor superficie dedicada al cultivo del olivo. Tradicionalmente los agricultores españoles se han centrado en el cultivo y la obtención de un aceite de oliva de una alta calidad pero han dejado un poco de lado la comercialización del producto una vez obtenido.

Es por ello que ha habido quien ha sabido aprovechar esta oportunidad y ha comercializado aceite español como productos procedentes de otros orígenes, aunque este hecho está cambiando y hoy día España está exportando más aceite español bajo marca española, lo cual es una buena noticia.

Reinos de Taifas es una empresa familiar en la que todo el proceso está vigilado de cerca, asegurando un producto de calidad óptima así como que no haya ningún tipo de alteración del mismo en ninguna etapa de su producción y posterior comercialización.

En el mapa se ve de donde provienen nuestras aceitunas.

Todos los aceites que vendemos son virgen extra cien por cien y podemos garantizarlo, ya que tanto el cultivo, molienda, almacenamiento y envasado los realizamos en nuestras propias instalaciones, realizando todo el proceso de forma independiente.

Cumplimos con todos los controles de calidad y la legislación vigente. Los envases una vez llenos son sellados y por último son enviados al cliente final para que disfrute de un producto único con todas las garantías, con el sabor y aroma que tenía el día en que la aceituna fue recogida y molida.

Este aceite tan rico en nutrientes es tan exclusivo que lo consideramos Oro Verde.

Buscar productos