Nuestro Trabajo

 

El ciclo de la aceituna

El ciclo de la aceituna dura un año entero. Esto significa que solamente producimos aceite de oliva una vez al año. Antes de llegar a ese punto hay un largo año de trabajo duro necesario para obtener este precioso AOVE (Aceite de Oliva Virgen Extra).

El comienzo del ciclo

El ciclo de recolección de la aceituna comienza cuando se ha recogido toda la aceituna del año anterior, entre los meses de diciembre y febrero.

Lo primero que hacemos es abonar el suelo para suplir carencias de nutrientes que este pueda tener. Los árboles se podan, en años alternos, quitando ramas que no dan fruto y que pueden limitar los nutrientes al resto del árbol que sí va a dar aceitunas y posteriormente aceite.

Olive-Reinos-de-Taifas

Primavera

En primavera se da otro tratamiento a los árboles con fungicida como preventivo de enfermedades e insecticida como curativo por vía foliar (se pulveriza en forma de aerosol por el exterior del árbol y se absorbe por las hojas). Además en este momento se proporcionan más nutrientes para cubrir tanto carencias del suelo como los que han sido necesarios para el correcto crecimiento del olivo.

Flores

Cuando hace menos frío y hay más horas de sol se empieza a abrir “la trama” (las flores del olivo de color blanco que se convertirán más tarde en fruto) y cuando la mitad de “la trama” está abierta se aplica un tratamiento en el que combinamos insecticida, fungicida y nutrientes.

Al olivo le crecen ramas en la base que no van a dar fruto y restan nutrientes al resto de la planta, llamadas “varetas”. Para evitarlo, las secamos aplicando una pequeña cantidad de herbicida en el tronco del árbol.

Recolección

A finales de septiembre o primeros de octubre se da un último tratamiento similar a los dos anteriores. Entre noviembre y enero se recoge la aceituna, se muele en el mismo día que se recoge y se obtiene el aceite de oliva. Luego se almacena en condiciones óptimas para mantener sus cualidades intactas hasta que lleguen al consumidor final.

Volver arriba
Water-Reinos-de-Taifas

AGUA

 

En el sur de España y más concretamente en el área de Córdoba el clima es mediterráneo continentalizado, con influencias atlánticas. Los inviernos son suaves, aunque con algunas heladas que en ocasiones han llegado a ser fuertes, debido a su distancia del mar.

Los veranos son muy calurosos, con importantes oscilaciones térmicas diarias y temperaturas máximas que, en promedio son las más altas de Europa, sobrepasándose todos los años los 40 °C en varias ocasiones y que han llegado a superar los 45 °C. Aunque las mínimas son más frescas, la temperatura media alcanza los 28 °C en julio y agosto.

Las precipitaciones se concentran en los meses más fríos, debido a la citada influencia atlántica, ya que se producen por la entrada de borrascas desde el oeste, situación que se da más en el periodo de diciembre a febrero, y presenta una fuerte sequía estival, típica de los climas mediterráneos.

Para el olivo los momentos del año en los que el agua es más importante son la primavera (abril y mayo) y el otoño (octubre y noviembre), siendo estos momentos clave para que la producción de ese año sea buena.

A veces hay largos periodos durante los cuales no llueve, esto puede afectar a los olivos, ya que aunque son árboles que no requieren de mucha agua para desarrollarse con normalidad, puede darse el caso de que no les llegue suficiente agua de la lluvia.

En esta zona de Córdoba hay campos que tienen acceso a riego (cultivos de regadío) si hay ríos o corrientes subterráneas y pueden utilizarla para solucionar el problema de la falta de lluvia. Mediante sistemas de pozos, bombas y riego por goteo los árboles reciben el agua y nutrientes que les van a hacer falta todo el año.

Sin embargo hay otros que no disfrutan de esta posibilidad (cultivos de secano) y lo único que pueden hacer es arar el suelo, lo que va a levantar polvo y este cubre los árboles previniendo que pierdan agua, por lo que se dice que es como regarlos. Al arar también se tapan las grietas del suelo evitando la evaporación del agua. Esto es válido sólo como solución temporal, si no llueve durante demasiado tiempo esto puede afectar a los árboles que pueden ver mermadas sus aceitunas y puede llevar a una producción inferior a lo que se podría esperar como normal.

En Reinos de Taifas tenemos tanto cultivos de regadío como cultivos de secano según la zona donde se encuentren, esto hace que nuestros aceites tengan siempre características diferentes en función de cómo haya sido el clima ese año, no habiendo dos años iguales, por eso le proporciona de un carácter especial.

Volver arriba

EL SUELO

Soil-Reinos-de-Taifas

Antiguamente el suelo se labraba mucho llegando a ararlo varias veces al año para quitar hierbas y se planchaba después.

Hoy en día no se trabaja tanto, sino que se utiliza una desbrozadora para arrancarlas y si la hierba crece mucho después se aplican pequeñas cantidades de herbicida.

Las últimas tendencias son dejar la hierba crecer para que proporcione nutrientes al suelo y lo agarre, evitando su erosión.

Productos usados en el cultivo del aceite:
Todos los productos químicos utilizados en la producción de nuestro aceite han sido aprobados para su uso en el olivar por la Unión Europea.

  • Insecticidas: Dimetoato
  • Fungicidas: sulfato cuprocálcico, caldo bordelés
  • Nutrientes: Hierro, boro, magnesio, NPK, aminoácidos vegetales
  • Herbicidas: oxifluorfen, glifosato
Volver arriba

Cuando se obtiene el aceite se realizan varios análisis para comprobar que no haya restos de ninguno de los productos utilizados durante el cultivo en el producto final. Para cada lote envasado se hace un análisis:

  • Cata: para comprobar que el aceite es virgen extra
  • Envasado: se analiza el aceite tras un tiempo en el envase
  • Multiresiduos: se buscan trazas de más de cien elementos y se realiza una vez al año
  • Metales pesados: se solía hacer porque se utilizaban envases metálicos que soltaban parte al producto. Ahora se utiliza maquinaria de acero inoxidable pero se está volviendo a hacer.